lunes, 2 de abril de 2012

Archivo | tengo sed de Ti

Archivo | tengo sed de Ti

Pensamientos de Ramos


El día de hoy celebramos el Domingo de Ramos: la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén unos días antes de su crucifixión… Jesús es recibido por el pueblo, no como un hombre cualquiera, sino como profeta y rey… aclamándole… y alfombrando su camino con mantos, palmas y ramos… la ciudad está repleta, pues han venido de todas partes a celebrar la Pascua… todos hablan de Jesús, el que resucitó a Lázaro, que también está allí dando testimonio del Nazareno…
No sé si alguna vez te habrás preguntado… pero qué pensaban esas personas que estaban allí, cuando Jesús entró en Jerusalén… imagino, porque los Evangelios no nos cuentan sobre eso, que pasarían muchas ideas por las mentes de los hombres…
Unos le aclamarían de corazón… tal vez le seguían hace tiempo… de seguro le habían escuchado predicar o hasta habían presenciado alguno de sus milagros… creían en Él… no tenían conciencia de quién era, pero sabían en lo profundo de su ser que Jesús era alguien especial… que Dios estaba de su lado…
Otros, probablemente los más, se acercaban con curiosidad… habían escuchado rumores, pero ya sabes, la gente siempre exagera y no se puede creer todo lo que se escucha… de todas formas, toda esta bulla contagia el alma y enciende los sentidos… y gritan y aclaman y mañana ya no se acordarán… son los mismos que dentro de unos días, también se dejarán encender por los fariseos y ante Pilato volverán a gritar… está vez pidiendo que sea crucificado…
Están los Doce… han compartido los últimos tres años de sus vidas con Jesús y le aman, de verdad le aman… han caminado con Él, comido con Él, hasta han hecho milagros y expulsado demonios en su Nombre… Él les ha revelado lo que sucederá en esta Pascua… pero no entienden eso de que «tiene que padecer»… y ahora, entrando entre aclamaciones junto a Jesús, brilla en sus rostros la esperanza de un reinado terrenal… ya se encargará Jesús de traerlos nuevamente a la realidad en los días que faltan antes de que sea apresado… pero ahora sueñan y ríen y se alegran de estar allí…
Los fariseos rabian de la envidia y de celos… como pueden aclamar a este que tantas veces ha retado su autoridad… que les ha puesto en ridículo cuando han tratado de tenderle una trampa… y que ni siquiera respeta el sábado sanando enfermos y liberando cautivos de Satanás…!!! Ahora, con la historia de la resurrección de Lázaro, será mucho más grande su fama… hay que hacer algo… pronto… hay que darle muerte, ya está decidido…
Y está María, su Madre… camina con ellos… y sonríe… pero su sonrisa no expresa felicidad… y bajará la cabeza alguna vez… y hasta limpiará alguna lágrima de su rostro… Jesús y ella se mirarán… y sin palabras se confortarán mutuamente… y sus labios volverán a dibujar una sonrisa… ella sí sabe… ella sí ha entendido… y sabe lo que está comenzando… ésta es la Hora de su Hijo… y sufre… pero tiene que ser fuerte… por Él…
Imagino a Jesús sobre el borrico, pasando entre las gentes, sintiendo sus miradas y mirando sus corazones… sabiendo que unos días más tarde daría su vida por ellos… y por nosotros………
Hoy comienza la Semana Santa… que esta semana sea una de especial recogimiento, meditando sobre los acontecimientos que sucedieron aquella otra semana en Jerusalén… y al Amor conmensurable de Dios, que le movió a entregar su vida para que vivamos nosotros en Él…